Abcdfff

Por María José Ubilla Carvajal, Comité Técnico PARDA

 

A raíz de una publicación que pareció éste martes en LUN respecto al uso de zapatos en perros de adiestramiento canino de carabineros, quisiéramos comentar lo siguiente. Quienes nos dedicamos profesionalmente a la medicina del comportamiento o etología clínica veterinaria no estamos de acuerdo con el uso de zapatos en perros y gatos, dado que el conocimiento sobre la comunicación visual y olfativa en éstas especies, indicaría que el uso de accesorios de este tipo afecta la satisfacción de cumplir con la necesidad de comunicación intraespecífica a través de: feromonas que producen en unas glándulas que tienen entre los dedos de sus patas (glándulas interdigitales), así como la marca visual que dejan al arañar el suelo o un objeto, que les permite la comunicación olfativa y visual, respectivamente, con sus pares, y que por cierto es parte de su repertorio conductual normal.

Por estos motivos, nos permitimos evitar una confusión en aquellos lectores a quienes pudo parecer una práctica apropiada el uso de zapatos en perros, dadas las ventajas descritas en el periódico. Si bien para animales que desempeñan una labor específica, como lo son los perros de carabineros, que pueden pasar jornadas extensas en contacto con superficies calientes (cemento, arena, asfalto, etc), su uso puede protegerlos de lesiones en sus cojinetes, el uso correcto de éste artículo podría ser una alternativa beneficiosa para estos animales en términos proteger su integridad física; pero no sucede  lo mismo con los animales de compañía, quienes normalmente no pasan extensas jornadas expuestos a condiciones ambientales adversas, o bien sus propietarios pueden  evitar pasearlos en las horas de mayores temperaturas, por lo que en éstos animales no debiesen usarse.

Deja un comentario